Colegio de Arquitectura

LA CIUDAD FRAGMENTADA: LOS ASENTAMIENTOS PRECARIOS EN LA CIUDAD DE GUATEMALA

LA CIUDAD FRAGMENTADA: LOS ASENTAMIENTOS PRECARIOS EN LA CIUDAD DE GUATEMALA

Desde la fundación de la Nueva Guatemala de la Asunción en el año 1776 como ciudad capital de la República de Guatemala, ya se registraban diferencias socio espaciales y de vivienda, entre la parte central y la periferia. Coexistían con las edificaciones planificadas en el trazo original central, áreas periféricas en donde se concentraba población con las características de falta de servicios básicos y deficiente vivienda. Estos lugares “marginales” incluían a los pueblos indígenas que ya existían en los alrededores de la recién fundada ciudad, así como a la población trasladada de La Antigua Guatemala, que se constituyó como mano de obra para la construcción de la nueva ciudad, quienes se alojaron en sectores periféricos, principalmente ubicados en el noroeste del área central. Se afirma que las diferencias en infraestructura y servicios en la Ciudad de Guatemala poco después de su fundación, se manifestaban a medida que las zonas se alejaban del centro de la ciudad, afectando principalmente a la población de los barrios ubicados en el área noreste (barrio La Parroquia). También se menciona que los primeros asentados en esa área vivieron durante años en improvisadas viviendas. La ciudad recién fundada se caracterizaba porque “sólo algunas calles principales habían sido empedradas, donde se encontraban varios comercios y casonas señoriales. A unas cuantas cuadras de la plaza mayor estaban los arrabales informales.

Asentamiento precario, Guatemala.
Asentamiento precario, Guatemala.

A principios del siglo veinte, los terremotos de diciembre de 1917 y enero de 1918 tuvieron un gran impacto en la Ciudad de Guatemala. A la destrucción de la mayoría de edificios públicos y de las viviendas construidas con materiales precarios (adobe y paja) se sumó el surgimiento de los denominados “campamentos”. Los campamentos se conformaron con población damnificada que se situó en parques, terrenos baldíos y en el campo. Estos sitios, si bien fueron provisionales para algunas familias que contaban con una vivienda propia se convirtieron en el alojamiento habitual por años para las familias desposeídas, sobre todo las que alquilaban un cuarto en los numerosos “palomares” o casas de vecindad. Derivado de ello surgieron los barrios El Gallito y la lotificación de la finca La Palmita. Estas lotificaciones no contaron con servicios de agua, drenajes y energía eléctrica.

Asentamientos precarios en barranco.
Asentamientos precarios en barranco.

Surgimiento de los asentamientos precarios por ocupación de terrenos

La Ciudad de Guatemala se encuentra localizada en un valle rodeado de profundos barrancos. Históricamente la mayoría de los asentamientos precarios se han localizado en estas áreas públicas y desvalorizadas, lo que ha favorecido la consolidación de su ocupación. También han sido frecuentes las ocupaciones de tierra en las áreas aledañas a la red ferroviaria que atraviesa el país, así como contiguas a basureros municipales. Las movilizaciones de familias sin vivienda, que en forma masiva ocuparon laderas de barrancos y otras áreas desvalorizadas, como las contiguas a la línea del ferrocarril, fueron las primeras acciones organizadas de los pobladores sin tierra. Tal como sucedió en otras ciudades de América Latina, el surgimiento de este tipo de asentamientos tuvo como principal causa la expulsión del campo de grandes contingentes poblacionales en pobreza que migraron hacia la Ciudad de Guatemala en busca de fuentes de empleo. Entre 1944 y 1951 fueron ocupadas las laderas de los barrancos de la finca El Gallito, de la Finca la Palma, del Puente Belice, así también la Plaza de Toros y áreas paralelas a la línea del ferrocarril, todas en suelo de propiedad estatal.

Asentamiento precario, Guatemala.
Asentamiento precario, Guatemala.

En las décadas posteriores, el crecimiento de la ciudad toma un ritmo más acelerado y los asentamientos precarios empiezan a formar parte de la dinámica propia de ese crecimiento, al ocupar cada vez mayores espacios e incorporar más sectores de población en situación de pobreza. En el año 1968 aproximadamente 60,000 personas residían en asentamientos precarios en la ciudad de Guatemala. Las zonas 3, 5, 7 y 6 eran las que presentaban mayor cantidad de asentamientos.

El terremoto del cuatro de febrero del año 1976, destruyó más de sesenta mil viviendas en la Ciudad de Guatemala y ciento setenta mil en los restantes municipios, tanto en las áreas urbanas como las rurales, lo cual incrementó el déficit habitacional en aproximadamente 600,000 unidades. En la Ciudad de Guatemala las más de tres mil víctimas mortales se registraron mayormente en las viviendas situadas en barrancos. Esta catástrofe provocó que miles de familias afectadas realizaran ocupaciones de tierras a través de 126 campamentos provisionales.

En la actualidad se estima que se localizan alrededor de 255 asentamientos precarios en la ciudad de Guatemala (SEGEPLAN, 2014), con una población aproximada de 700,000 habitantes. Estas cifras se han mantenido más o menos estables en la ciudad, pero ante la falta de políticas de vivienda efectivas, las ocupaciones de terrenos se han trasladado a los municipios aledaños dentro del Área Metropolitana de Guatemala.

Bibliografía Morán, A. Segregación, vulnerabilidad y exclusión social en la ciudad de Guatemala: Una visión de los asentamientos precarios. Centro de Estudios Urbanos y Regionales CEUR, Universidad de San Carlos de Guatemala. Guatemala, 2011. SEGEPLAN – Banco Mundial. Proyecto de Cartografía Metropolitana. Guatemala, 2015.