Colegio de Arquitectura

PLAN B Una respuesta a la emergencia desde la arquitectura

PLAN B Una respuesta a la emergencia desde la arquitectura

El Arquitecto Dominique Cabrera, uno de los coordinadores del proyecto, nos cuenta cómo cambiará la vida de un grupo de damnificados de la erupción del Volcán de Fuego, a través de esta iniciativa de impacto en una respuesta de emergencia desde la arquitectura.

El domingo 3 de junio de 2018 el volcán de Fuego tuvo dos erupciones que dejaron numerosos muertos, miles de evacuados y personas en albergues, cientos de heridos y casi dos millones de personas afectadas. Ante ello, un grupo de entusiastas, emprendedores y visionarios comenzaron con esta iniciativa: Plan-B Guatemala, “con la idea de proveer y dignificar a un pequeño grupo de damnificados, entregándoles la posibilidad de un nuevo inicio de vida, mediante un respuesta de emergencia y coordinación entre profesionales de la construcción unidos por un mismo propósito.”

Se trata de un proyecto de 38 lotes en la aldea Caserío Buena Vista del municipio de San José en Escuintla, donados por la familia Solís, el cual permitirá el desarrollo y empoderamiento de 26 familias que estén dispuestas a trasladarse a este lugar.

“Luego de que algunos de los participantes en el equipo coordinador estuvieron activamente en otros proyectos de ayuda semejantes, tales como el masivo deslizamiento de tierra en El Cambray II y El volcán de Fuego en la zona 0, decidimos iniciar con el proyecto.” Luego de la contar con la autorización de la familia Solís de poder proyectar sobre los inmuebles un proyecto para dignificar a un pequeño grupo de damnificados, se inició la conformación de un equipo multidisciplinario de profesionales dispuestos a dar una respuesta de emergencia ante ésta situación. El equipo logro la planificación en los 38 existentes, dentro de una lotificación denominada Santa Sofía, definir la utilización de los lotes para crear una respuesta adecuada y digna para los damnificados. En el diseño final de los 38 lotes existentes, se planificó utilizar 12 de ellos para áreas de servicio como las plantas de tratamiento, drenajes de absorción, pozo de agua, tanque elevado, áreas verdes y áreas de juegos. “En los 26 lotes restantes se desarrollarán las viviendas que fueron diseñadas de forma estratégica por la empresa DEOC Arquitectos, liderada por el Arq. Roberto de Oliveira, para adaptarse a las necesidades de los beneficiarios y permitirles su relación con el medio ambiente.

La participación activa de los beneficiarios, la visita a la zona 0, para entender la forma de vida que se tenía en San Miguel Los Lotes, la participación en talleres participativos para entender la necesidad de los beneficiarios y la donación del tiempo de más de 20 profesionales al servicio de una propuesta ante una emergencia de éste tipo, sin duda fue lo más importante que se dio en el proceso de planificación y construcción del prototipo, la cual dejó una respuesta arquitectónica que podía convertirse en el primer Eco-barrio Centroamericano, y una propuesta que pueda ser replicado en otros sitios y en otros países.

Cada vivienda ocuparía una superficie cubierta de 66 metros cuadrados y estará dividida en dos módulos, contemplando la separación del área social, cocina y lavabo de las habitaciones, por medio de un patio interior. “El diseño, además de ser moderno, está pensado para mantener la frescura e iluminación dentro de la casa, y en la misma, se utilizarán materiales duraderos de fácil acceso en el medio, como el block, páneles y vigas de bambú, ecoadoquín, láminas ferromax, entre otros.”

Este es un modelo de vivienda permanente y promueve el estilo de vida rural, pues permite que el beneficiado permanezca en contacto con el exterior. Además, es un diseño en el que las familias comparten su espacio con el resto de la comunidad. “Por esta razón fue importante el patio interior, pues aporta versatilidad al uso de la vivienda. Lo anterior permite que el estilo de vida local y las costumbres del área permanezcan y se hereden a generaciones futuras.”

Lo más importante del proyecto fue que contó con un gran equipo de profesionales especializados para cumplir en las diversas áreas las diferentes disciplinas a abordar. El tema bio climático de la vivienda fue elaborado por el Arq. Alfredo Maúl, especialista en el tema. Durante la construcción del prototipo participó un equipo de diseño, de supervisión de ejecución de la obra. Se llevó durante la construcción del prototipo, la documentación audiovisual, análisis y la implementación inicial “Además, se tuvo el apoyo de patrocinadores que se han sumado de alguna u otra manera al proyecto y apoyaron la construcción del prototipo, lo que ayudo a hacer realidad el mismo. Se logró construir la casa modelo y se construyeron 3 viviendas en el inicio del Proyecto.

Finalmente me siento muy honrado y satisfecho de haber sido parte de esta experiencia colaborativa que nos hizo crecer a todos los participantes en el proyecto y la manera en que este tipo de modelo se logre replicar, para lograr transformar y afrontar la problemática de la vivienda en el país, y en la Región.

“Nuestra meta es “Nuestra meta fue documentar este proceso profundamente, para que se pueda replicar muchas veces más en Guatemala y Centro América.”