Colegio de Arquitectura

El arquitecto ante los retos y oportunidades que presenta Guatemala hacia el Futuro

El arquitecto ante los retos y oportunidades que presenta Guatemala hacia el Futuro

A nivel mundial las dinámicas comerciales han evolucionado,  la base para la sostenibilidad de las empresas se enfoca al consumidor y sobre todo en el “nuevo consumidor”.  El ámbito donde están los consumidores de las diferentes industrias son mercados ya dados en donde todos entran a competir, por lo que el reto es romper esas fronteras de mercado, saltando hacia otros consumidores que existen, son reales y que tienen una capacidad de pago, pero no son atendidos.

La industria del desarrollo inmobiliario de vivienda representa una gran oportunidad de desarrollo especialmente para los segmentos bajos. Según la página web colombiana Portafolio, la cámara de Construcción Colombiana (CAMACOL) declara que el 37% del “stock” de vivienda es de estrato alto, medio y medio bajo y el 63% es Vivienda de Interés Social (VIS) o Accesible. Durante el año 2021 en Colombia se produjeron alrededor de 78mil viviendas, 42mil fueron vivienda accesible con precios de venta por debajo de $30mil, con lo cual CAMACOL asegura que la dinámica de atención a estos segmentos fortalece el sector construcción de vivienda generando mayor confianza para la inversión.

En Guatemala existe una enorme demanda de vivienda en los segmentos medios,  medios bajos  y bajos que representa  gran oportunidad de negocio inmobiliario. Se estimaba que para el año 2018 se tenía un déficit cuantitativo de vivienda de alrededor de 400mil unidades, 120mil de ellas en área metropolitana y debido al crecimiento poblacional para el año 2032 se deben generar más de 2 millones de unidades habitacionales.

En vivienda, Colombia cuenta con una plataforma jurídica y reglamentaría provista de incentivos y acciones para la generación de vivienda accesible lo cual ha permitido generar los volúmenes de vivienda que se observan. El triángulo virtuoso de la vivienda está compuesto por tres elementos:

  1. Gobierno Local o Central: proporcionando mecánicas de provisión de vivienda, certeza jurídica y regulaciones que incentiven la vivienda dentro de un territorio ordenado y con servicios.
  2. Demanda de Vivienda: siendo estos los compradores quienes deben contar con ahorros y estar precalificados para optar a créditos.
  3. Oferta de Vivienda: con precios accesibles a la mayoría de la población  y ubicados en centros urbanos.

Se tiene claro que lo ideal es que estos tres elementos deben caminar al unísono, pero debido a todos los retos que se tienen como país, el tema vivienda es una asignatura pendiente para todos.   El primer proyecto enfocado en alinear los tres elementos del triángulo virtuoso de la vivienda fue Trasciende la Parroquia, el cual ha generado vivienda accesible con precios de máximo Q.250mil y cuotas de menos de Q.2mil.

Este primer proyecto no vino a revolucionar la industria de la producción de la vivienda del país, este modelo es parte del proceso de evolución en visión de desarrolladores y atención a una gran demanda de vivienda, así como el trabajo en conjunto con el gobierno local. Para que esta evolución se convierta en revolución se requiere que el conglomerado de la industria de la vivienda genere los altos volúmenes de proyectos y por lo tanto, la producción de vivienda que el país necesita, por lo cual es imprescindible contar con arquitectos visionarios que generen una plataforma reglamentaria que proporcione certeza constructiva, jurídica e incentive a los desarrolladores para que construyan vivienda urbana a precios accesibles.

Trasciende un primer prototipo de proyecto de vivienda el cual es el producto del esfuerzo y dedicación de muchas profesionales permitiendo validar varias ideas e hipótesis que se tienen sobre el acceso a vivienda. La labor no se detiene en un primer prototipo y es por ello que los arquitectos deben continuar creando componentes de diseño básicos para producir mayor vivienda a precios accesibles:

  1. Diseño de ciudad basada en personas:

El actual urbanismo precario impide el desarrollo adecuado de las personas, por lo que se debe buscar dotar a las ciudades del país de las condiciones adecuadas para atender a sus habitantes por medio de planes de desarrollo económico y ordenamiento territorial La implementación de sistemas adecuados de movilidad permitirá la habilitación de suelo apto para vivienda. Las ciudades requieren constante regeneración que permitirá la renovación espacial que habilita posibilidades para la generación de vivienda.

  • Creatividad en el Marco normativo:

Las regulaciones de uso e incentivos para la construcción de vivienda son de inminente necesidad. Se requiere de un marco jurídico que visualice y propicie reglas claras que serán el instrumento para la construcción de viviendas.  El diseño de las nuevas regulaciones adecuadas se debe contar con un proceso organizado y participativo que incluya las visiones de los distintos actores de la ciudad, basados en la evolución de la sociedad.

  • Innovadores Modelos Financieros con enfoque:

Un sistema financiero consolidado debe estar enfocado en atender a las necesidades de la mayoría y velar por la generación de riqueza de las personas. El país tiene alta población en economía informal, por lo cual se requieren productos financieros acorde a atender a estos segmentos para ser sujetos de crédito. También se debe invertir en modelos de educación financiera, sistemas de ahorro y menor gasto en elementos que no generan patrimonio.

  • Alternativas de sistemas constructivos:

Los sistemas actuales de vivienda industrializada representan hoy la mayor producción de vivienda en el país. Existen otros sistemas a prototipar que deben ser considerados para la producción masiva de vivienda. El sistema Steel Frame presenta grandes oportunidades de optimización de tiempos de construcción, así como el sistema de Bloques de Tierra Comprimida que propicia un modelo participativo e incluyente para la construcción de vivienda.

  • Diseño con Sostenibilidad:

Lo que se hace tiene sentido siempre que se tenga una mejora diferencial, el reto más grande es generar acceso a vivienda con un mínimo impacto al medio ambiente, pero con la mayor productividad y eficiencia. El principio de la sostenibilidad es no comprometer los recursos futuros para solventar las necesidades del presente, lo cual no es sencillo con el crecimiento descontrolado y orgánico de las ciudades. El país requiere entonces arquitectos líderes que generen rutas para completar y echar a andar el círculo virtuoso de la vivienda con las condiciones adecuada que faciliten y promuevan la producción masiva de vivienda en todos los territorios y en especial en ciudades de los 9 nodos regionales del país.